viernes, 27 de marzo de 2009

EL COMPACT QUE ME REGALÓ MI HIJA MAYOR



En la pared de un alojamiento de Mallorca

Aurore Dupin, baronesa de Dudevant,
llamada George Sand, en 1842 anotó
condescendiente:
pobre Chopin.

Ahora, solo en la casa, escucho el compact
que me regaló mi hija mayor la última navidad:
un piano prodigioso recrea sonatas de sencillez esmerada.

Algo dice que esta confortabilidad provisoria
desprende cierta atmósfera anacrónica
cuya melancolía no encaja en nuestros días.

Pero la realidad, más allá de la ventana,
suena hosca, estridente, fuera de escala humana
y por un rato -sólo por un rato-
aquí se está bien con uno
y con el pobre Chopin, un siglo y medio después.



Néstor Mux (Argentina, La Plata, Provincia de Buenos Aires, 1945)





No hay comentarios: