domingo, 22 de marzo de 2009

A PI SSU YAO



Tenemos talento. La gente dice

que somos los poetas líderes de la época.
Todo mal, nuestros hogares son humildes
y nuestro reconocimiento trivial.
Famélicos, con la ropa gastada, la servidumbre
nos trata con desprecio. En la plenitud
de la vida, nuestros rostros están arrugados.
Quién se preocupa de alguno de nosotros
o de nuestras familias? Estamos condenados
a leernos los unos a los otros.
Nuestros poemas serán transmitidos
con los de los grandes poetas muertos.
Podemos consolarnos.
Por lo menos tendremos descendencia.



Tu Fu
(China, Duling, 712-Leiyang, 770)


(Versión de Daniel Durand,
en "La luna brilla fría
sobre los huesos blancos"
Colección Chapita, 2008)

No hay comentarios: