miércoles, 10 de junio de 2009

En el bosque están los caminos...
















En el bosque están los caminos pero al corazón del bosque no se llega por caminos. El bosque es el fantasma de la ciudad y el que se meta en sus calles en busca del centro irá en zigzag pero siempre hacia afuera, o bien dará vueltas indefinidamente por la zona que linda con los arrabales; cree internarse, pero cuanto más se acerca al centro más se aleja. Anda y anda hasta que le sale musgo, después se cubre de hojas y, cuando pasa el viento, murmura triste. Un sinnúmero de estos árboles bordean los senderos, las alamedas, las grandes avenidas, todos con flechas claras que dicen «Centro». El bosque es pues movimiento perpetuo y aunque los frondosos viajeros sólo muy vagamente y en algún cambio de estación recuerdan la búsqueda, siguen avanzando por hábito inveterado y para dar algún ejercicio a las raíces pues la humedad es mucha y el inmóvil se cubre de moho. El confuso trajín de los árboles despista a numerosos peregrinos que van hacia el corazón del bosque por un camino que se desplaza a veces con ellos, a veces en dirección contraria: por eso es tan difícil alcanzar el corazón del bosque por estos caminos. Y al guardabosque que se perdió en el centro, que ahí edificó su cabana solitaria y hace tanto tiempo que espera en vano compañía, lo deja perplejo y lo marea tanto vaivén. Nunca ha comprendido cómo nadie viene a sacarlo de ahí.



Américo Ferrari



Américo Ferrari. Poeta peruano, nació en Lima, en 1929. Traductor y ensayista. Entre sus libros de poesía publicados, se encuentran: El silencio de las palabras (Málaga, Cuadernos del sur, Publicaciones de la Librería Anticuaria el Guadalhorce (1972); Espejo de la ausencia y la presencia, Cuadernos de María Isabel (1972); Las metamorfosis de la evidencia (Lima, Ediciones de la Clepsidra, 1974); Tierra desterrada (Lima, Arríbalo, 1980); La fiesta de los locos (Barcelona, Auqui, 1982); Para esto hay que desnudar a la doncella (Obra Poética 1949-1997. Barcelona, Los libros de la Frontera. El Bardo Colección de Poesía, 1998); y Casa de Nadies (Lima, Gonzalo Pastor Editor, 2000). Ha traducido del alemán a poetas esenciales como Novalis (Himnos a la noche – Cánticos espirituales) y y George Trakl (Sebastián en sueños). Algunos libros de ensayo: César Vallejo (en colaboración con Georgette Vallejo. Paris, Segher éditeur. Collection Poétes d'Aujourd´hui, 1967); Los sonidos del silencio. Poetas peruanos del siglo XX (Lima, Mosca Azul, 1990) y El bosque y sus caminos. Estudios sobre poesía y poética hispanoamericanas (Valencia, España, Pre-textos, 1993).


No hay comentarios: