viernes, 26 de junio de 2009

LUNA DE PEKÍN




Sube la luna,


sube

en el filo del silencio...

Loto del silencio

de Octubre?



Y algunas espumas de los siglos, lejos,

nievan unas orillas

que ahondan más y más, en una suerte de ceniza,

unos pliegues

de follajes..


Sube la luna,

sube

con toda la palidez de Octubre, sobre el sueño

y frente a las montañas del Oeste...

Y yo también sobre la ciudad, pero flotando

hacia un mediodía que fue

de pétalos de cielo, ya, para el regreso de ellos...

para las miradas de ellos...


Verdad

que hasta pisasteis, distraídamente,

un mediodía

de jacarandáes?


Y para los amigos que miraron, tal vez, desde las dos orillas

de la brisa,

qué flores las del cénit?

Pero a vosotros, ay, los latidos míos que dejé,

que os enviaría

desde esta agonía de la luna...

(en el suspenso, es cierto, hacia las profundidades,

del dragón,

cuando allá, desde los cauces, otro pez,

vuela a su transfiguración,

arriba)

que os enviaría que no fuese ese suspiro que os dolió

con la corola de ayer?


Y al cariño de Luis, de Raúl, de Hugo, Paco, Mario,..

José Luis...

qué presente?

Esta luna, acaso ?...

esta hostia de las edades

con la harina de Li-Tai-Pé

Tal como a su doble

en lo hondo,

dicen,

la eternidad lo igualara ?...


La misma hoja, al fin,

hoy,

en las manos del agua,

para el domingo de los millones y millones de la participación

con el confín sobre sí

o bajo "la sonrisa que danza"...

y las "su-nas" que unen, nuevamente, la colina y el azul,

pero desde la raíz del ciruelo..


Mas, qué poderes los de un hilo

para administrar la poesía,

así,

y a manera de gentileza,

y en uno como vacío

del tiempo,

aunque en la punta del día..

y aún

en una lámina de Li-Tai-Pé ?...

O todavía en una oblea de Emi-Siao

con las líneas de la golondrina,

a veces,

y de la hoz,

naturalmente,

a veces ?...

.................................................................................


Sube la luna de Pekín,

sube

por el escalofrío...

a través de su pensamiento

sube

Y al caer del otro lado del otoño,

el viento de sus alas.

será ése, ése, que atizará sobre el anochecer

el lucerillo de ahí

oh, mis sentimientos...

y que deshojará, esta vez, tal el destino, no ?

el otro cielo

de los jazmines

ahí...

Sube la luna de Pekín,

sube

por el abismo del "tao"...


Sube la luna hacia su "i"...

ella,

igualmente...

hasta la libertad, por un minuto, de su abismo,

una con el abismo,

sube.

Sube la luna de Pekín...




Juan L. Ortiz (Argentina, Gualeguay, Puerto Ruiz, 1896 -Paraná, 1978)




No hay comentarios: