lunes, 13 de julio de 2009

NO QUIERO





















Todos sus instrumentos tienen nombres extravagantes
y difíciles, pero veo con cierta claridad
y , en el fondo, sé que sólo son
metros y tizas con los cuales miden
y marcan -miden y marcan
incansablemente-.
En los labios disponen alfileres como costurera:
me los apuntan al alma
y dicen: "Aquí haremos un buen dobladillo.
Después estarás mucho mejor".
No quiero que me corten un pedazo del alma!
Si no soy buena para entrar en su mundo,
está bien, igual no quiero entrar.
Soy un poeta, una mariposa, un ser
delicado, con dos alas.
Si las arrancan, me retorceré en la tierra,
pero no por eso me convertiré
en una hormiga alegre y obediente.



Margherita Guidacci


(Versión de M.L.)
NON VOGLIO


Tutti i vostri strumenti hanno nomi bizzarri
e difficili, ma io vedo chiaro
e so che in fondo sono solamente
metri e gessetti con cui misurate
e segnate - segnate e misurate
senza stancarvi.
Sfilate spilli di tra le labbra, come una sarta:
me li appuntate sull'anima
e dite: "Qui faremo un bell'orlo.
Dopo starai tanto meglio."
Io non voglio che mi tagliate un pezzo d'anima!
Se ne ho troppa per entrare nel vostro mondo,
ebbene, non voglio entrarci.
Sono un poeta: una farfalla, un essere
delicato, con le ali.
Se le strappate, mi torcerò sulla terra,
ma non per questo potrò diventare
una lieta e disciplinata formica.



Margherita Guidacci. Poeta italiana (Florencia, 1921-Roma, 1992). Estudió literatura italiana en la Universidad de Florencia y fue profesora de la Universidad de Macerata. Entre sus numerosos poemarios cabe citar La arena y el ángel (1946), Neurosuite (1970), El vacío y las formas (1977) y El altar de Issenheim (1980). Es autora también de ensayos (Ensayos sobre algunos poetas y narradores estadounidenses, 1978) y ha realizado traducciones de E. Dickinson y de E. Bishop.


No hay comentarios: