lunes, 27 de julio de 2009

EL POLEN DE LA ETERNIDAD


a Osvaldo Avena

En Porto Alegre, a orillas
de la dársena empedrada, una
negrita camina entre dos negritos.


Buscan ágilmente un lugar
para hacer el amor, y sólo encuentran
el horizonte y las piedras.


"Qué duro es el amor", dice
la negrita, "qué cercano
el horizonte" y todos nos ponemos a llorar


a gritar de rabia contra el cielo
que va muriendo en otros espacios,
tropezando con ciertos planetas menores y circunstanciales.



Francisco Urondo (Argentina, Santa Fe, 1930 - Mendoza, 1976)





No hay comentarios: