viernes, 24 de julio de 2009

PERFIL CELESTE











La sombra desciende súbita en los rayos de las ramas. Los tejados se deslizan sin ruido bajo el mismo frescor. Risas de felicidad fluyen de la ventana y la claridad vuelve, desde el muro hasta la frente de la cabeza y de los árboles, en el ángulo donde se cruzan líneas de color.
En la tenue luz en que el porvenir se oculta, hay un recuerdo que gira, se detiene y me amenaza. Luego el perfil de arriba se abate sobre el horizonte, aplasta mi deseo y toma todo el espacio. No obstante, es preciso partir.


Pierre Reverdy

(Traducción de Xavier Aleixandre)
PROFIL CELESTE

L'ombre descend tout à coup dans les rayons des branches. Les toits glissent sans bruit sous la même fraîcheur. Des rires de bonheur coulent de la fenêtre et la clarté revient, du mur jusqu'au front de la tête et des arbres, dans l'angle où se croisent des lignes de couleur.
Dans la lumière tendré où l'avenir se cache, il y a un souvenir qui tourne, s'arrête et me menace. Puis le profil d'en haut s'abat sur l'horizon, écrase man désir et prend toute la place. Quand même, il faut partir.



Pierre Reverdy. Poeta francés (Narbona, 1889 - Solesmes, 1960), muy próximo a la estética del cubismo y al movimiento surrealista. Llegó a París en 1910 y se estableció en Montmartre. Eran los años del cubismo, de una experiencia que para Reverdy se tradujo sobre todo en una búsqueda del ascetismo, de la esencia de las cosas, de pureza.En 1915 apareció su opera prima, Poèmes en prose, a los que siguieron, al año siguiente, La lucerne ovale y Quelques poèmes. También empezó a colaborar en Sic, la revista de René-Albert Birot. En 1917 publicó una novela, Le voleur de Talan, y fundó una de las revistas más destacadas de la cultura de la época, Nord-Sud (en cuyo primer número publicó el ensayo Sur le cubisme). Posteriormente, también colaboró en Bête noire, Le Minotaure, Verve, etc., mientras Nord-Sud siguió publicando los textos de los escritores franceses más comprometidos de la época, surrealistas o no. Reverdy ejerció una influencia considerable sobre Breton, Aragon, Soupault y muchos otros, y durante muchos años supo granjearse la admiración incondicional y una gran estimación. En 1918 publicó Les ardoises du toit, en 1919 La guitare endormie y los escritos de estética de Self defense, en 1921 Etoiles peintes, en 1924 Epaves du ciel, en 1926 Ecumes de la mer y Grande nature; pero la mayor parte de los poemas escritos entre 1915 y 1922 se reunieron más tarde en Plupart du temps (1945), mientras que los posteriores, escritos entre 1923 y 1949 constituyen el volumen Main oeuvre (1949). Después de su conversión al catolicismo en 1926 se retira a la abadía de Solesme en dónde vivirá treinta y cuatro años de "soledad y de poesía" hasta su muerte en 1960. Son tal vez los años de mayor reflexión, en los que su poesía alcanza los niveles más altos.

No hay comentarios: